Cuando internet no es la clave de tu negocio

Después de hacer una página web chula, bien posicionada en SEO y con un grado aceptable de usabilidad, incluso después de haber invertido en campañas SEM… Llegas a una triste conclusión: ¿Y si mi negocio no está en la web?

Si partimos de la premisa de que todo lo anterior lo hemos hecho bien, que no hay cabos sueltos y además comprobamos que tenemos tráfico y que nuestro contenido es relevante, ¿Por qué no convierten a ventas? ¿Qué pasa en mi página web?

Lo más probable es que tus compradores no busquen contratar por internet, quizá sólo lo utilicen como canal de información sobre productos/servicios, o para buscar un número de atención al cliente o un email o simplemente quieran investigar “quien eres y a qué te dedicas”.

A pesar que poco a poco las transacciones online han ido aumentando, muchos negocios offline siguen sin conseguir los resultados esperados en el online. Hasta hace unos años, ¿Cuántos confiaban sus vacaciones a una página como Edreams? Y ahora ¿Cuántos lo hacen? Sí, el sector turístico ha sabido adaptarse al medio y sus usuarios también. Otros muchos siguen/seguimos arrastrándonos por algunas visitas al día y seguimos mendigando conversión, como es el caso, que nos ocurre en el sector de servicios bancarios (seguros, planes de pensiones, fondos de inversión).

Cuando pruebas este canal y ves que no generas negocio ¿Qué te queda? Pues nada, volver al marketing directo “pasado de moda” y esperar poco a poco a que tus clientes empiecen a renovarse.

Porque tú intentaste ser puntero, innovador, 2.0 e incluso social mediero y adaptarte a los cambios, pero tus clientes, que son los que importan, siguen prefiriendo a un comercial, una oficina, un teléfono o un envío postal a la hora de contratar.

Si, esta es la triste y cruda realidad

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...